07
Abr
2016

Nuestro proceso creativo de trabajo

Tras unos meses de parón volvemos a publicar un nuevo artículo en el blog, en el que queremos explicaros de forma rápida cual es nuestro proceso creativo de trabajo; creemos que este post ayudará a nuestro clientes, presentes y futuros, a conocer cual es nuestra forma de trabajo y con ello, estamos seguro que conseguiremos un ritmo de trabajo más fluido para todos. Para esta explicación vamos a utilizar un caso real, el diseño de la portada del libro Sistema de citas y redacción en el Derecho de Fernando M. Toller y editado por Marcial Pons, aunque usemos el diseño de la portada de un libro, el proceso creativo es prácticamente el mismo en cualquier trabajo que realicemos, ya sea un encargo editorial, uno de identidad corporativa, de packaging…

Recopilación de información

El primer paso es el de recopilación de la información acerca del trabajo, sin conocer el producto va a ser imposible que podamos reflejar su identidad en el diseño que realicemos. Para ello lo esencial es una buena comunicación con el cliente, que es quién mejor conoce el producto. En este caso en primer lugar pedimos a la editorial, a veces participa también el autor del libro, que nos cuente de que trata la obra, a quien va dirigida, cual es, en el caso de libros de ensayo y técnicos, la tesis que plantea, que tipo de lenguaje utiliza, etc. y un pdf del original, para poder ojearlo y leer algunos capitulo.

Realización de los bocetos

Con toda la información recopilada comenzamos a buscar ideas y hacer unos bocetos rápidos, unas veces en un cuaderno con lápices de colores, otras en la primera hoja que vemos y a bolígrafo; lo importante es que estos bocetos nos van permitir ver de forma muy esquemática si la idea con la que queremos trabajar puede funcionar o no. En este caso la idea con la que empezamos se basaba en que el libro explicaba cuales eran los distintos tipo de citas en los trabajo de investigación para hacer referencia de otros libros para que se pudiera encontrar la idea de forma rápida, en pocas palabras señalar partes de un libro. Así lo que bocetamos fue un libro con una ralla que señala una hoja, a la añadimos una forma de cita bibliográfica para que se entendiera mejor lo que queríamos transmitir.

Primer boceto
Paso al ordenador

Cuando tenemos claro el boceto y creemos que puede funcionar pasamos a trabajar con el ordenador y vamos definiendo todas las ideas que habíamos reflejado en el boceto; así vamos “jugando” cons los distintos elementos hasta dar con la armonía perfecta para el trabajo, elegimos varias imágenes, distintos tipos y tamaños de letra, distintos colores y tonalidades, la alineación de los elementos, etc. Una vez que vemos que tenemos la propuesta cerrada imprimimos una copia a tamaño para ajustar pequeños detalles, principalmente relacionados con la tipografía, porque para trabajos impresos lo ideal es ajustar en su propio medio para introducirlos en el archivo digital.

Prueba creatividad
Envío de propuestas y respuesta del cliente

Una vez acabada la propuesta se le presenta al cliente junto con una explicación del trabajo (normalmente se suelen enviar un par), quién nos comenta sus impresiones, sugerencias y cambios, y habitualmente se decanta por una sobre la cual realizaremos los cambios sugeridos. En este caso los cambios se limitaron a las citas que reflejaríamos y el orden que tendrían en la cubierta.

Una vez aprobada, pasaríamos la fase final que es la de preparar los archivos para su impresión.

Diseño terminado

Tags: ,

Compartir en: